Hype!

A principios de los 90s, la escena de la música estadounidense cambió irrevocablemente por la explosión de bandas de un pequeño sector de Seattle. Parecía que la programación de las estaciones de radio eran dominadas por Alice In Chains, Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden. Pero como toda ráfaga de energía, la explosión pronto se consumió a sí misma dejando una serie de sueños rotos, bandas desilusionadas y una ciudad fastidiada con la sobre exposición.

El documental de Doug Pray entra en ese momento, en el que se intenta descifrar exactamente qué impulsó al movimiento musical que recibió el apodo de grunge. Hype! traza la historia del género, la verdadera escena musical de Seattle y nos lleva hasta esas bandas y sonidos que fueron mal interpretados y procesados por la máquinaria de la industria para convertirlos en toneladas de dinero.


Hype! los representa con mucho humor y muestra a esas bandas que tal vez no lograron ser populares pero que ciertamente fueron importantes en el desarrollo de la escena de la ciudad. Doug Pray capturó a todas esas agrupaciones que fueron ignoradas por los medios de comunicación y concretó la verdadera escena de Seattle.

Un gran momento de la historia son los productores, los escritores de fanzines, los fundadores del sello Sub Pop y casi cualquier persona que no estaba en una banda, pero que lograron impulsar el movimiento desde la periferia. Todos tienen grandes historias que ilustran la autenticidad de la música, y eventualmente también apuntan hacia su corrupción.

Por eso el filme está lleno de anécdotas divertidas sobre marketing, cómo cuando cuando un integrante de Mudhoney cuenta el nacimiento de su primer éxito para Sub Pop: “Hey, tu canta sobre perros. Canta sobre estar enfermo. Tienes el número para llegar a la cima. Básicamente nos dio cinco acordes, pero nos dijo que no usáramos más de tres en una sola canción”. Tampoco se puede pasar por alto el álbol familiar de Seattle de Leighton Beezer que describe como se comparten algunos integrantes: Screaming Trees --> Nirvana --> The Melvins --> Mudhoney --> Green River --> Mother Love Bone --> Pearl Jam.

Vale la pena ver el filme, porque mientras Singles de Cameron Crowe es permisivamente ficticia, planeada y estilizada para montar glamour slacker, Hype! está firmemente basada en una era y todo lo que no percibimos mientras teníamos sueños de franela. La duración de Hype! es menos de noventa minutos, lo que parece apropiado, ya que la era grunge desapareció rápidamente y, cómo demuestra Doug Pray, se agotó antes de tiempo para buscar el siguiente gran movimiento musical... El final es contundente “tu ciudad puede ser la próxima”.

Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk