Look at What the Light Did Now

A pesar de que Feist es famosa por ser un enigma, que no le gusta ser fotografiada y rehuye a la publicidad, es interesante ver que permite ciertos acercamientos a su persona pública, pero siempre nos lanza hacia las personas que la rodean y hacen posibles sus ideas, a quienes llama sus “amplificadores”.

Al describir su trabajo, Feist dice que sólo quiere “hacer visible lo que es audible”, pero esa no es su única meta, Look at What the Light Did Now revela una artista que cree más en el modo de colaboración que en la expresión individual. A diferencia de muchos documentales, ésta película no es sobre un músico, un disco en particular o la vida en el camino, es sobre la creatividad, la música y como todo se conjuga en una celebración de colaboraciones, puras y simples que tienen como punto en común el álbum The Reminder (2007).

Aunque al principio parece un filme para fanáticos de Feist, es sorprendente el nivel de creatividad presentado en cada área, más que ser un documental enfocado en su persona, se dedica gran parte del tiempo a examinar el arte alrededor del disco The Reminder, no sólo las canciones o el álbum mismo, todo lo que implica, desde el proceso creativo hasta los retos en la producción de un espectáculo visual.

A través de sus colaboradores conocemos lo que hay detrás de las escenas del éxito de una sola persona, nos conectamos con el productor Chilly Gonzales, el diseñador de iluminación Mitch Mazerolle y las creaciones de Clea Minaker, quien trascendió los estándares de las proyeccciones de vídeos en un concierto al concebir un acto multimedia tan diverso como lo permite un acto de títeres, sombras y pinturas de dedos en barro. Pero también escuchamos a la fotógrafa que permitió que Feist se escondiera en una imagen, la artista que crea murales de hilos radiantes, el director de vídeos que conduce orquestas de fuegos artificiales y los músicos que guiaron la grabación de The Reminder.

Cada persona que contribuyó de alguna forma en la creación de The Reminder y su gira no duda en ahondar en la teoría del arte y la filosofía. Aquí no hay cuentos de libertinaje al más puro estilo del rock 'n' roll, lo que se discute es el significado de la visión.

Aunque hay algunos segmentos enfocados en los inicios de Feist y el ascenso de su trayectoria, esos detalles se mantienen al mínimo. El director Anthony Seck no explota esos detalles obtenidos en cuatro años de filmación, en cambio los traslada hacia los elementos artísticos, las capacidades musicales y la habilidad de Feist para inspirar a otros con sus creaciones.

Con la idea de hacer un documental con múltiples voces, que hablará sobre el arte alrededor de un disco, un concierto y un músico, Anthony Seck combinó en Look At What The Light Did Now una increíble producción de sonido con viscerales imágenes en Super 8 e imágenes en vivo exquisitamente editadas para crear una aproximación abstracta de la estética de The Reminder. Es un filme experimental más que un documental de música, porque el director rechaza la narrativa de la biografía convencional en favor del acercamiento objetivo.

Seck evita los momentos disfuncionales, captura perfectamente la excitación y frustración inherente al círculo creativo, pero la mayoría del tiempo opta por la poesía que absorbe el poder de observar simplemente a un artista haciendo el trabajo más difícil. Look at What the Light Did Now no sigue los estándares del rockumental, retoma los elementos básicos de montajes, entrevistas, presentaciones en vivo, pero los extiende hacia la profundidad del proceso.

Sin narradores o voces en off, podemos escuchar con simpleza los pensamientos de Feist y sus colaboradores, presentándose como una secuencia de fotos y escenas que forman una experiencia como de collage que revela muy poco de Leslie Feist. Aunque la cantante canadiense está a simple vista, la desconocemos como persona, pero reconocemos enteramente lo que hace. Ese es uno de los puntos más importantes de la película, nunca termina de revelarse el misterio que rodea a Feist a pesar de pasar 77 minutos inmersos en su mundo.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk