Scratch

Después de conocer a Mix Master Mike de los Beastie Boys, Doug Pray decidió rendir tributo al innovador arte del Djing, sin embargo el director realmente no sabía mucho del hip-hop, precisamente esa fue la forma en que decidió construir Scratch: desde el principio, desde el origen de la historia, desde Grand Wizard Theodore.

Con un acto fortuito que involucró una tornamesa, un disco y una abuela enfurecida, el "Thomas Edison del movimiento" se encontró con el scratching en 1975, sin saber que a raiz de ese simple detener y mover el plato surgiría el arte de la fragmentación y una cultura que propicia en la actualidad que se vendan más tornamesas que guitarras.

La historia del scratching involucra muchos momentos - accidentes, descubrimientos, instantes de inspiración creativa, por esa razón no se trata de una simple historia, es un colectivo de eventos sociales, reflexiones y tendencias en constante movimiento, así es como las presenta el documental de Doug Pray, como una miríada de voces que se entrelazan y reverberan  tanto como la colección de sonidos producidos en un break, porque como testifica Grand Wizard Theodore, "cuando hablas de hip hop, hablas de graffiti, hablas de break-dancing, hablas de DJs, hablas de MCs, de la forma en que vistes, la forma en que hablas. Todos los elementos en uno, eso es hip hop".

Partiendo de ese primer scratching y de la influencia de Rock It de Herbie Hancock y la inigualable contribución de GrandMixer D.ST, todos los elementos se entrelazan para rendir tributo con un  documental visualmente urbano, de velocidad digital, de coordinación entre mente, dedos y crossfader, de la creación de un nuevo vocabulario, de la habilidad del ritmo, del scratching como un nuevo lenguaje entre primitivo y futurista, de la representación del toca discos como un instrumento musical donde se trabaja con notas, medidas, sincronización y ritmo, como una herramienta diferente que sirve para el mismo fin: crear música.

De forma brillante Scratch es ese tipo de documental extraño que puede crear conciencia en el público que no sabe nada y brindar una nueva perspectiva para aquellos que conocen la historia y de hecho son parte del movimiento. Marca el pasado y la actualidad del hip-hop, la forma de hacer beats, el intenso trabajo de buscar y escarbar en cientos de grabaciones para encontrar un nuevo sonido, los DJs y MCs, las batallas y el incomparable arte del turntablism. Como ejemplo, en una de las escenas más fascinantes DJ Mix Master Mike pacientmente ilustra ante la cámara como es exactamente un scratch, con dedos sumamente sutiles lo crea y lo combina con una canción de Robert Johnson, dejando clara la elocuencia del scratching.

Lo que al principio parecía ser un montón de escenas que están por todos lados, al final tienen sentido de diversas formas. Incluso si se rinde homenaje a turntablists y beat jugglers, old schoolers y actuales innovadores, Scratch es sumamente divertida, fluye la energía mientras documenta. El filme logra representar el sentido de comunidad y continua sobre el poder del movimiento, y lo hace accesible para cualquier persona, en una forma condensada y sumamente persuasiva. Es la realidad, la película no incluye a todo mundo, y no pretende decir toda la historia, sin embargo las ramificaciones de historias y anécdotas logran sumergirnos en una de las culturas más fuertes de los últimos 20 años.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk