Sound City

Sound City podría definirse de principio a fin por la consola Neve, la gigantesca y complicada mezcladora de audio construida en Inglaterra por el ingeniero Rupert Neve, el centro del estudio de grabación y la razón por la que Dave Grohl decidió hacer un documental sobre uno de los espacios condenados por la grabación casera que podrían considerarse una clara referencia en la historia de la música.

El punto de partida para Dave Grohl no sólo es haber adquirido la consola Neve, sino el tiempo que pasó tocando en Sound City durante la grabación del disco Nevermind de Nirvana y el admirable trabajo que se consiguió dentro del estudio, pero en vez de llevarnos a su propia experiencia, hace un admirable trabajo para explicar al espectador las razones por las que esa única habitación y esa consola de grabación importaban.


Sin embargo, Sound City como documental es más que una pieza del equipo de grabación, es sobre todo lo que ocurrió alrededor de esa pieza de música, una por cierto muy áspera, inundada por el olor a lúpulo de una fábrica de cerveza cercana y de alfombras en las paredes. Dave Grohl construye de esa manera una película que parte del año de 1969, la incansable búsqueda estadounidense de los nuevos Beatles y la evolución de la industria de la música a través de cuatro décadas, todo dentro de un espacio reducido, a través de la consola Neve y su asombrosa capacidad para capturar el sonido para que diversos álbumes fueran inconfundibles.

El director no se conforma con entrevistar a Rupert Neve, incluye al creador de la consola para brindarnos un momento erudito que incluso él mismo no entiende, como bromea Grohl después de escuchar una complicado análisis y explicación sobre tecnología. Esa ironía entre comprensión y creación sustentan gran parte del documental sobre Sound City, el tributo a la manera en que se grababa música hace muchos años nos lleva a las virtudes de los humanos sobre las máquinas, aunque la consola era el corazón del estudio, el impulso creativo era diferente al de la actual era de grabaciones solitarias y en habitaciones de todo el mundo.

Obviamente la atmósfera no era lo que atraía el talento, como un músico explica “podías orinar en una esquina y nadie lo notaría”, lo que Grohl nota es la idea de músicos trabajando y grabando juntos en una habitación tipo sauna, buscando la inspiración y la mística acústica para lograr materiales como After the Gold Rush de Neil Young, Rumours de Fleetwood Mac y Nevermind de Nirvana en una era con poco equipo, libre de trucos digitales, sin Pro Tools o Auto Tune.

Dave Grohl busca de muchas maneras capturar esa idea dentro de Sound City, primero con la consola y después a través de los recuerdos de Tom Petty, Neil Young, el productor Rick Rubin, Trent Reznor y Rick Springfield, entre otros, pero también cubre la parte administrativa de un estudio de grabación al incluir declaraciones de la gente que trabajó en el lugar y que sin duda tiene las mejores anécdotas sobre el trabajo que realizaba día a día en el lugar.

La historia podría terminar ahí, con las diferencias entre la grabación análoga y la perfección de la era digital, sin embargo continúa con el cierre de Sound City en el año 2011 y el traslado de la consola Neve al estudio 606 de Dave Grohl, donde cobra nueva vida a través de un disco de Foo Fighters y la grabación de un nuevo material con algunas de las personas que algunas vez fueron registradas con ese equipo.

Para ese punto sabemos que una película sobre un estudio sólo puede concluir con una grabación, aunque en este caso ya no se trata de un modesto álbum de bandas por conocerse. El documental se transforma en un making-of del soundtrack Real to Reel, con el que se intenta recuperar las imperfecciones del sonido realizado por “personas reales” y no máquinas. Aunque al final la austeridad de Sound City se pierde, Dave Grohl obtiene una clara noción de porqué cierto cuarto – sin ser planeado para ese uso- con forma de caja y estéticamente repulsivo, pudo generar materiales sumamente importantes para los grupos que pasaron por sus instalaciones.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk