Theremin - An Electronic Odyssey


Pocos reconocerían el nombre de Leon Theremin si no fuera por el instrumento musical electrónico que inventó alrededor de 1918. La mayoría de las veces se relaciona su creación con los sonidos que produce y que pudimos escuchar sin racionalizarlos en películas y series de ciencia ficción extensamente por décadas, incluso jugó un papel importante en la composición Good Vibrations de los Beach Boys y Whole Lotta Love de Led Zeppelin.

Theremin - An Electronic Odyssey muestra que el inventor del instrumento además de ser considerado el “Edison Soviético”, en Estados Unidos fue un pionero de las relaciones interraciales, un apasionado de los componentes electrónicos y la música con una mente radical y una gran influencia en la música electrónica como la conocemos en la actualidad.



Con el theremin tomando vida propia a través de instructivos de hágalo usted mismo y soundtracks de películas, se convirtió en el instrumento de la era espacial, lo desconocido e incluso una onomatopeya de la mente inclinándose hacia la locura.

La caja de madera de aspecto extraño con dos varillas que sirven para emitir un distintivo sonido sin siquiera tocarlo, controlando el tono y ritmo por movimientos de la mano enfrente del artefacto, el theremin es tan extravagante como la vida de su creador, quien en su momento de mayor fama en la década de 1920, en 1938 fue secuestrado de su departamento en Nueva York por la organización NKVD, que posteriormente sería conocida como KGB.

Podría ser una película de acción, sin embargo es un documental sobre un instrumento, su inventor y la incógnita de su paradero durante los años en que el sonido del theremin empezó a colarse a la música contemporánea y al cine mientras sus amigos y esposa lo buscaban. Fue declarado muerto en alguna publicación, pero en realidad estuvo preso durante 7 años y fue forzado otros 25 a trabajar en proyectos secretos del gobierno soviético, creando equipos electrónicos de espionaje para Stalin, totalmente inconsciente de la influencia que su instrumento había tenido en la música occidental, con en bandas como Beatles, Rolling Stones, Grateful Dead y Beach Boys experimentando con el theremin.

Aunque la mayoría de la película se centra en el theremin como instrumento, el director Steve Martin logra llevarnos a los múltiples contextos en los que se desarrolló tanto el aparato como el inventor, mostrándonos con imágenes en blanco y negro la época en la que Leon Theremin lo presentó ante el público en el Carnegie Hall, además de conciertos con múltiples artefactos creando una orquesta de energía humana en su estudio en Manhattan en 1928.

A partir de la desaparición de Leon inicia la odisea del theremin en el documental, aparecen los sonidos de la ciencia ficción en películas como The Day The Earth Stood Still e It Came From Outer Space, además de la música Miklos Rosza, ganadora de un Oscar por la película Spellbound de Alfred Hitchcock. Para entender el uso del instrumento, el director incluye fragmentos de los filmes antes mencionados, logrando ilustrar que tan efectivo era el theremin para ciertas escenas, pero mientras los sonidos se muestran escalofriantes, aparecen también en el documental las personas que buscaron brindarle validez y seriedad al instrumento.

Clara Rockmore da la otra cara del theremin con la interpretación Switched-On Bach, también aporta nuevos elementos de la personalidad del inventor, su extraña desaparición y su silencio en los años de la Guerra Fría. Por su parte Robert Moog, quien después de construir varios theremins a partir de instructivos en revistas de ciencia, explica como desarrolló el sintetizador Moog, con el que se estableció la música electrónica como una realidad con Leon Theremin como precursor.

Steve Martin logra llevar a nuestra mente esos sonidos tan peculiares y las particularidades de su creador a través de entrevistas con bailarines, compositores y músicos. Theremin: An Electronic Odyssey informa y muestra con sorpresa, los aspectos que parecen ficción son parte de la realidad, una tan espectacular como la idea de lograr sonidos con el simple aire moviéndose entre las manos del ejecutante.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk