Feast of Friends

Imágenes crudas en 16 milímetros, prácticamente una cápsula del tiempo dentro de la vida de The Doors, sin tener que revelar grandes rasgos de lo privado, pero brindando algunas características de la personalidad de cada uno. Los cuatro integrantes de The Doors son vistos a través del filtro distorsionado de toda una generación, acompañando de cierto significado y entendimiento, pero enmascarado por una serie de momentos sin conexión aparente que sirven para aumentar el misterio alrededor del vocalista Jim Morrison.

Feast of Friends aparece como una serie de vídeos de momentos reservados a unas cuantas personas en backstage y con cierta vista privilegiada del escenario, son 50 minutos de un documental que al no ser lanzado nunca de forma oficial parece una rara mirada, pero con un atisbo de conciencia al reconocer algunas escenas que han aparecido en otras películas sobre el grupo y como parte de una memoria fragmentada de una época posterior, tan dividida como las imágenes inconexas que la componen.

El proyecto prácticamente inició en 1967 en la Universidad de California, cuando Paul Ferrara se convirtió en el fotógrafo oficial de The Doors después de tomar algunas imágenes del grupo durante su presentación en el Fillmore en San Francisco, en cuanto los negativos llegaron a la oficina del representante obtuvo el trabajo de tiempo completo, diseñó carteles, el libro oficial de la gira y fotos para las revistas que las solicitaran. No fue hasta abril de 1968 que Paul planteó la idea de realizar un documental a Ray Manzarek para capturar el caos y la locura que rodeaba sus presentaciones, algo que ya se había intentado realizar en el corto promocional Not to Touch the Earth de Bobby Neuwirth, el cual tampoco fue mostrado al público de forma oficial.



Con un presupuesto inicial de $20,000 dólares Feast of Friends dio inicio con Paul Ferrara en la dirección, Frank Lisciandro en la edición y Babe Hill como ingeniero de sonido, la primera filmación para fue realizada el 13 de abril de 1968 en Santa Rosa Fairgrounds, continuaría por otros cinco meses y capturaría las revueltas en Cleveland y Singer Bowl, culminando en una festiva escena en Saratoga, Nueva York, donde Jim Morrison improvisaría su oda a Frederick Nietzsche.

La película inicia con The Doors en el interior de un automóvil asediado por los fans, la policía pide a Jim Morrison que espere y no salga, el vocalista asiente e inmediatamente baja del coche para dejarse abrumar por la atención, el deseo y ser tragado por una masa de personas a la distancia. A partir de esa escena saltamos hacia varias imágenes del grupo sin tratar y sin refinar, con llamativas fotos de la multitud, un concierto al aire libre, una conversación entre Jim y el pastor Fred L. Stegmeyer, las caóticas medidas de seguridad alrededor de la banda y una multitud enloquecida hasta el final.

Conforme fue creciendo el proyecto, por consecuencia el presupuesto, se quiso incorporar escenas ficticias, propuesta que finalmente fue eliminada con el resto de la película cuando Ray Manzarek, John Densmore y Robby Krieger sintieron que los problemas alrededor de The Doors ya eran demasiado para sus integrantes. A la distancia y al observar las diferentes escenas de Feast of Friends entendemos ese caos que daba curiosidad, la forma en que el grupo se atenía a los estados de ánimo de Morrison, la forma en que improvisaban mientras el vocalista y el público traspasaban la barrera de policías que los dividían, pero también logramos encontrarlos en momentos libres del absurdo y llenos de simpatía alrededor de un piano.

El equipo de filmación, que realizó también el proyecto de Morrison HWY: An American Pastoral (1969), trabajó en su mayoría en blanco y negro bajo la supervisión del vocalista y el resto de The Doors, logrando un estimado de 50,000 pies de película que incluyó los momentos más importantes para el grupo, incluyendo el incidente de marzo de 1969 en Miami, fecha en la que The Doors puso fin definitivo al proyecto.

El gran triunfo de Feast of Friends es haber construido la imagen que conocemos de The Doors en la actualidad sin haber sido mostrada en su totalidad o en circuitos muy pequeños. Aunque la edición final del documental ha eludido su lanzamiento oficial durante 44 años, han circulado múltiples copias de diferentes metrajes entre los coleccionistas; porciones de ese mismo trabajo se incorporaron a los clips promocionales que realizó Ray Manzarek a lo largo de las décadas de los 80 y 90 para diferentes cadenas de vídeos; otro momento de esos cinco meses de filmación apareció en el año 1987 bajo el título de Live At The Hollywood Bowl, concierto que fue estrenado en el cine muchos años después del lanzamiento del disco del mismo nombre; finalmente gran parte del material fue revelado a través del documental When You're Strange (2010) de Tom DiCillo.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk