Rock 'n' Roll High School

Concebida con todos los elementos de humor, lucha entre jóvenes y adultos, la anarquía juvenil y el impulso de la música que caracterizó las películas para adolescentes de la década de los 50 producidas por Alan Freed, Rock 'n' Roll High School surge como una película que deliberadamente buscaba convertirse en un culto sustentado en una simple historia que culmina de forma explosiva.

A diferencia de todas esas películas que de la misma forma llevaban en su título las palabras rock and roll, la lucha entre las generaciones va un poco más lejos que antes, no se conforma con la desobediencia, llega hasta una escuela consumida en llamas y adultos arrojados por las ventanas, explosiones visuales que giran de forma muy divertida alrededor de las canciones y la figura de los integrantes de Ramones. Se trata de un filme sobre rebeldía con la música y la diversión como causas.


Aunque los Ramones son el centro de toda la historia, la verdadera protagonista es Riff Randell (P.J. Soles) y su fanatismo por el grupo, que la lleva a interrumpir clases con su música, escribir canciones pensadas exclusivamente para la voz de Joey Ramone y tener alucinaciones bastante inocentes con todo el grupo en su habitación. Su antagonista es la directora de la escuela Vince Lombardi, Evelyn Togar (Mary Woronov), quien realiza experimentos con ratas en un laboratorio para probar los efectos negativos del rock en los influenciables adolescentes.

Con el rock como obsesión, el elemento del mal que se debe combatir, Randell es capaz de robar la tornamesa del profesor de música para reproducir canciones de los Ramones y dar energía a sus compañeros de clase, escribe Rock and Roll High School para Joey Ramone, acampa durante tres días para comprar boletos para uno de sus conciertos y lidera con el apoyo de los integrantes del grupo las fuerzas rebeldes contra la directora de la escuela, quien ha creado un hilarante “rockometro” que mide la escala de ruido de acuerdo a ciertas bandas, con Muzak y Pat Boone en los niveles aceptables y The Who y Ramones en la reprobable parte más alta del espectro.

Como todas las películas en las que la música es el centro de la disputa entre adolescentes y adultos, alguien tiene que inculcar disciplina y poner freno a la música rock con ayuda de los padres de familia, sin embargo quemar una pila de discos de rock no es suficiente para eliminar la energía recién adquirida por todos los estudiantes en el concierto de Ramones de la noche anterior. El filme concluye en completa anarquía, destrucción de aulas y con la policía realizando un llamado a evacuar el edificio, que al ritmo de la canción Rock 'n' Roll High School en medio de un inusitado baile general será destruido.

Rock 'n' Roll High School no es precisamente la mejor película del género, pero gracias al espíritu y a la música sigue siendo una de las más destacadas, es un verdadero culto al placer culpable que incluye canciones de Ramones como Teenage Lobotomy, Blitzkrieg Bop, I Wanna Be Sedated, I Want You Around, California Sun, Pinhead y Sheena Is A Punk Rocker, además de música de Alice Cooper, Chuck Berry, Nick Lowe, Devo, The MC5 y Velvet Underground.

Así como la intención es recrear un inocente filme del bien contra el mal de los primeros años del rock and roll, el productor Roger Corman también buscaba una película que se quedara estrictamente en la serie B, deseaba un clásico instantáneo que inicialmente sería alrededor de la música disco, pero gracias al director Allan Arkush y la inspiración proporcionada por el filme The Girl Can't Help It (1956) se convirtió en una parodia animada de vida en una escuela, cursi por momentos y numerosos clichés de jóvenes contra el sistema.

El musical poco a poco crece, primero con canciones, después con una alucinación de Riff Randell con los Ramones siguiéndola mientras interpretan I Want You Around en su habitación y finalmente con el grupo en vivo, las escenas del concierto sin duda son los mejores momentos de Rock 'n' Roll High School, Ramones haciendo lo que mejor saben hacer, mostrándose como ese grupo que no luce como las estrellas de rock y revela cierta torpeza (“gente fea, realmente fea” como dice el jefe de policía al final), como actores son bastante acartonados, pero cuando se trata de su música sobresalen.

Arkush y sus escritores arrastran a los Ramones hasta las fantasías de Riff Randell, no los obligan a actuar y les otorgan líneas tan breves que hacen que la música resalte más junto con la energía de la protagonista, permitiendo que el montón de escenas inconexas, bromas, referencias a otras películas del género y humor nos lleven a un nivel tan superficial como los indicadores del “rockometro”. Solo se trata de un combate generacional, una fantasía con un triunfo destructivo lleno de inspiración, ambición creativa y rock and roll.

La película crece con la insulsa rebeldía y la presencia de Ramones, es una mezcla de nostalgia y afecto honesto por algo tan simple como la música, la protagonista no tiene como objetivo volverse groupie de Joey Ramone, como ocurre en otras comedias de adolescentes, Rock and Roll High School muestra otro tipo de fanática dirigida por su creatividad e inteligencia en un filme de bajo presupuesto.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk