Mistaken For Strangers

Podría haber sido un artículos promocional, la explotación de la imagen y el momento de éxito, sin embargo The National prefirió continuar con su ostracismo y otorgarnos a través de Mistaken For Strangers una representación divertida y excéntrica, filtrada por el gran fanático de Judas Priest y creador de películas de terror Tom Berninger, quien recibe la oportunidad de vivir su sueño de Spinal Tap, sin embargo su cercanía al núcleo del grupo y su trabajo como roadie no lo llevan a vivir las glorias del sexo, drogas y rock and roll.

La falta de experiencia de Tom Berninger no le sirvió durante su iniciación en el negocio de la música, tenía la actitud de estrella de rock pero acompañando a la banda equivocada, sin embargo ser despedido logró que la derrota y el camino de regreso de la sala de conciertos se convirtiera en Mistaken For Strangers, un documental perspicaz y brillante que nos lleva a la historia de The National a través de una cámara de mano y un director con ánimo de fiesta, un don para estar en el momento incorrecto y realizar preguntas que convierten cada entrevista en una sesión de terapia sobre su relación con su hermano.

Tom Berninger realiza una exploración profundamente conmovedora del arte, la familia, el auto-sabotaje, las complejidades del amor fraternal y las dificultades de ser hermano de un exitoso vocalista que algunas veces lo desconoce cuando baja en trance del escenario. Lo que promete ser un documental de una banda de gira adquiere un fascinante subtexto psicológico, donde se premia a los fans con material de archivo y algunas escenas en vivo, pero los momentos invaluables son protagonizados por Tom y sus empleadores sombríamente profesionales, que establecen con sobriedad las diferencias entre su hermano y él: “Parecen tan de cafetería y tú pareces tan metal”.

La escena inicial nos lleva al título de la película, el punto donde existe la probabilidad de ser confundido con un extraño está en el mismo sitio donde los hermanos se conocen demasiado, es un microcosmos del resto del documental. Matt se sienta para una entrevista y Tom le hace preguntas sin sentido, intenta molestarlo y lo logra, el vocalista responde con irritación y preocupación por lo que parece ser un proyecto sin ninguna dirección: “¿Tienes algún tipo de organización o plan para esta película?”. Se establece la dinámica entre ambas personalidades, se convierte en el gancho emocional de Mistaken For Strangers.

La dinámica de los hermanos es una constante en The National, al interior del quinteto hay dos pares de hermanos. Cuando Matt Berninger decide incluir en la gira europea a su hermano, Tom espera tener la oportunidad de pasar más tiempo con el vocalista, pero no tarda en descubrir que no hay mucho espacio para él entre las entrevistas, las sesiones fotográficas, la concentración de la banda durante sus conciertos y su papel como empleado de The National, el cual puede ser despedido sin importar su conexión con el vocalista.

La banda vuelve en Estados Unidos y el director no tarda en regresar a casa por su incompetencia, parece el final de su aventura con The National, pero en realidad es el inicio del resto de la historia. Tom y Matt aparecen en la pantalla a través de sus diferencias como niños, sus padres explican todo lo que hay que saber acerca de dos chicos que, a pesar de ser radicalmente diferentes, sus gustos y temperamentos pueden chocar para apoyarse mutuamente.

Como aspirante a director, Tom Berninger se muestra más relajado de lo que podríamos esperar, no tiene ningún plan u objetivo para el proyecto, de alguna forma sigue el trabajo del grupo, pero conforme avanza la película nos encontramos con algunos problemas enterrados, descubrimos que no es un documental sobre The National, sino sobre un personaje cercano, que a pesar de estar en el interior, no deja de estar en el exterior de la fama. Mistaken for Strangers es la perspectiva de una banda, vista desde la distancia por Tom. Como hermano menor de la figura que recibe más atención de una banda, sufre de una compleja amalgama de orgullo, envidia, resentimiento y afecto por una estrella de rock.

Aunque Mistaken For Strangers muestra algunos fragmentos de la banda en concierto, no es realmente sobre la música. Se trata de una persona convirtiéndose en una estrella de rock dándole a su pequeño hermano, que todavía vive con sus padres en Cincinnati, la oportunidad de brillar. A pesar de todos sus intentos inconscientes por arruinar todo o no acabar el proyecto, al final Tom Berninger establece un nuevo parámetro para el documental sobre música, excluyéndola casi por completo al convertirse en el protagonista, las canciones de The National son el fondo de una historia que transcurre entre los celos, el amor y la rivalidad, pero que sobre todo muestra el proceso creativo.


Mistaken For Strangers muestra en pocos instantes los primeros años de la banda, pero no aborda la historia o las opiniones externas de forma rigurosa, logra alejarse completamente del formato habitual del documental de música, permite que cada escena se disfrute sin un conocimiento previo de The National. La falta planes de Tom logra que la seriedad del grupo se relaje a través de sus preguntas (¿el movimiento del autobús causa sueños extraños?, ¿llevan sus carteras al escenario?) y nos hace ver su desilusión al descubrir que las legendarias locuras de una gira no ocurren, al menos no con The National.

La aversión de la banda a las drogas y a las fiestas lo hacen reconsiderar su noción del estilo de vida de la estrella de rock; de la misma forma el espectador descubre a un grupo eternamente sobrio, cuyos integrantes celebran su timidez abajo del escenario y están comprometidos con un estilo poético, más serio respecto a la creación de sus canciones.

El director, en lugar de llevarnos en línea recta hacia los miembros de la banda y cubrir todos los temas de conversación alrededor de The National, utiliza escenas antes de las entrevistas, momentos difíciles y divertidos donde los integrantes reclaman que no pregunte nada sobre ellos y que busque evidenciar los rasgos negativos de su hermano. La comedia y el drama difuminan sus líneas a través de múltiples ideas, emociones y temas; la combinación de su curiosidad y su imprevisibilidad logran que la historia aborde graciosamente las confusiones, los diferentes caminos de los hermanos, las relaciones de trabajo, las tensiones cotidianas y las dificultades creativas, Tom Berninger explora todo de una manera realista.

Mistaken for Strangers es un documento desde detrás del escenario, pero no participa en ninguno de los clichés del género. La película se encuentra al borde de esos elementos, pero no logra desprenderse del punto de vista de su creador y su idea de mostrar una historia a partir de lo que capturó a lo largo de varias semanas sin ningún objetivo aparente. Cualquiera que sea el tema inicial, Tom Berninger lo abandona al final, realiza un autorretrato donde se exhibe desafortunado y torpe, pero nos permite llegar al punto donde las diferencias se convierten en un lazo emocional, Matt apoya a Tom para terminar el proyecto y el director regresa a The National para perseguir a su hermano jalando el cable del micrófono cuando este brinca del escenario para sumergirse entre el público. La rivalidad en realidad es una conexión.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk