Rock stars: los nuevos superhéroes

Siempre que se habla de un músico o un vocalista se le relaciona con un héroe, un personaje de acción y reacción intangible que inexplicablemente tiene algo de magia. Son como los superhéroes de los cómics, muestran coraje, poderes que no todos los mortales tienen y comúnmente utilizan un disfraz para realizar sus grandes hazañas, también esquivan grandes desastres (el fin de una trayectoria) y enfrentan terribles villanos (groupies, mAnagers, disqueras ambiciosas y muchas drogas).

Las semejanzas con los héroes de historietas han provocado que múltiples músicos busquen plasmar sus grandes aventuras (ficticias o reales) en el papel, se han convertido en personajes poderosos y enigmáticos, que dentro de la historia de vez en cuando recuerdan sus poderes musicales. Los cómics de música no son algo nuevo, desde finales de los 70 han abordado grandes biografías, canciones o simples exploraciones mentales de grupos muy teatrales.

SANGRE, TINTA Y KISS
Como grandes amos del mercantilismo, KISS fue la primera banda en buscar en los cómics una forma más para exaltar sus egos. En 1977 Marvel Comics tuvo la visión de llevar las aventuras del cuarteto a nuevos niveles, los integrantes del grupo quedaron fascinados con la idea, sobre todo cuando se les propuso agregar un poco de su sangre a cada cómic editado.

La tinta roja que se utilizó en el “Super Special KISS” realmente tenía los fluidos de Gene Simmons, Ace Frehley, Paul Stanley y Peter Criss, de hecho se celebró una ceremonia especial de extracción de sangre el 21 de febrero de 1977 en el Nassau Coliseum, ahí se mantuvo refrigerada hasta el final del concierto y se llevó poco tiempo después a la planta de impresión de Marvel en Nueva York.

El cómic no tuvo una gran continuidad, pero se puede dividir en tres periodos históricos: “KISS Classics” (los primeros años del grupo), “KISS Nation!” (la época de gloria) y “Psycho Circus” (la resurrección de KISS a finales de los 90). El primer número de “KISS Classics” es el que contiene sus fluídos, la portada lleva una leyenda que anuncia “Impreso con verdadera sangre de KISS”. La historieta comienza con “El Origen Secreto de KISS”, donde se muestra como cuatro jóvenes son elegidos para preservar el poderoso tótem, que al mismo tiempo les brinda increíbles poderes y habilidades. La lucha por protegerlo alguna vez los llevó a enfrentar al diabólico Doctor Doom y, por supuesto, a tener múltiples encuentros con el demonio y muchas chicas voluminosas.

BIOGRAFÍAS NO AUTORIZADAS
El siguiente paso de los cómics en la música lo dieron Jay Allen Sanford y Todd Loren, dueños de Revolutionary Comics. La compañía fue fundada en San Diego a finales de 1987 y produjo historietas y biografías no autorizadas de varias figuras de la música en series como Rock ‘N’ Roll, Rock Fantasy y Hard Rock. Revolutionary Comics inició una nueva forma de explotar la música sin tener que escucharla, sólo bastaba una buena historia real y una serie de guionistas extraordinarios (entre ellos Alan Moore, creador de From Hell y The League of Extraordinary Gentlemen) para desarrollar un nuevo mercado para los aficionados a la música.

La mayoría de los títulos de cada serie hirieron varios egos, sin embargo algunos personajes como Frank Zappa se sintieron tan halagados que apoyaron a Todd Loren para que continuara con el proyecto, a pesar que las demandas surgían a cada rato. A mediados de los 90, Revolutionary Comics cerró sus puertas, su catálogo llegó a contar con las biografías de los Beatles, Elvis Presley, Pearl Jam, Dead Kennedys, Anthrax, Ice-T, KISS, Public Enemy, U2, Grateful Dead, Queen, Led Zeppelin, Sex Pistols, Metallica, Mötley Crüe, R.E.M, Van Halen y The Who.

MARVEL MUSIC
Entre 1993 y 1994, antes de que KISS volviera a reunirse, Marvel Comics intentó seguir los pasos de Revolutionary Comics y editó una serie bajo el original título de Marvel Music. El concepto de las biografías fue sería el tema central de la serie, sin embargo cada historia sería autorizada por los músicos involucrados. Lo primero que lanzaron fue una trilogía sobre Alice Cooper, posteriormente lanzaron un cómic sobre Bob Marley y otro sobre los Rolling Stones titulado “Voodoo Lounge”. Esa edición fue supervisada por Mick Jagger y Keith Richards, asegurando que cada palabra fue autorizada para su publicación.

Marvel Music también lanzó una edición especial titulada “Woodstock 1969-1994”, que vendió 40,000 copias tan sólo en Estados Unidos. A pesar de las grandes ventas y la apreciación del público hacia los dibujantes, poco tiempo después Marvel Comics decidió abandonar el proyecto. La última vez que Marvel editó un cómic relacionado con la música fue en 1998, momento en que KISS lanzó “Psycho Circus” y pidió a la compañía que hicieran una historieta alusiva al disco.

EL CRIMEN COMO ARTE
Coincidiendo con Marvel, la compañía discográfica Virgin México descubrió que un cómic era una gran opción para promocionar a un artista, por eso en 1995 crearon Art-Crime Comics para apoyar el lanzamiento del disco Outside de David Bowie. Con ayuda de Editorial Neon lanzaron El Diario de Nathan Adler o El Asesinato Artístico-Ritual de Babe Grace Blue. Un drama gótico Hipercíclico No Lineal. El cómic es una muestra del diario de Nathan Adler, que va de 1977 al año 2000, en él el investigador sigue la pista del asesinato ritual de Baby Grace Blue, un adolescente de sexo indeterminado y que parece involucrado con un asesino en serie que ve la matanza como un arte.

La historia fue escrita por David Bowie para la Revista británica Q y está basada en las presentaciones sadomasoquistas de Ron Athey en Estados Unidos. Las referencias históricas que tienen lugar en 1994 o antes son reales. La historieta de 24 páginas en blanco y negro originalmente iba a ser una serie basada en los textos de David Bowie, quien prometió en esa época que el disco concepto Outside tendría una continuidad en los próximos años (lo cual no sucedió). Sólo en México se editó este cómic, por lo que los fans de Bowie lo aprecian demasiado como un objeto de colección.

SLOGANS EN EL ARTE
En cierto momento Radiohead también tuvo la necesidad de expresarse a través de otro medio, por eso escondieron un booklet en el disco “Kid A” (2000). El arte oculto es conocido por los seguidores del grupo como “El Cómic de Radiohead”, aunque su estructura no es propiamente la de una historieta. El booklet de seis páginas sólo fue incluido en el primer millón de copias de “Kid A” en cada país, fue diseñado por Stanley Donwood junto con los integrantes de Radiohead y más que imágenes, muestra una serie de slogans políticos y consignas en contra del sistema.

El último intento por llevar la música al arte secuencial surgió el año 2000 en Oidium Comics (2000), compañía dirigida por Jan Oidium y que se inspira en el heavy metal para crear historias distintas. La serie “HammerFall” es la más conocida y se basa en las canciones del grupo escandinavo que lleva el mismo nombre. Los integrantes de la banda jamás aparecen en la historieta, sin embargo múltiples fans han tenido la oportunidad de convertirse en los protagonistas de las canciones de HammerFall.

Definitivamente, entre súper héroes y rock stars existen grandes similitudes, porque además del vistoso vestuario ambos surgen como un arte secuencial que necesita un seguimiento, ya que sin el reconocimiento se mueren en la indiferencia. Ya veremos que sucede en los próximos años con los cómics de música, seguramente pronto veremos otra serie de KISS.

Publicado originalmente en la revista Rock Stage

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk