A Band Called Death

El soundtrack de Detroit es distintivo, sin embargo su herencia musical y energía urbana no se había trasladado tan bien hasta que se descubrió a Death, una banda que no era uno de los secretos mejor guardados de Motor City Rock, sino uno de esos casos ahogados en la industria discográfica y una única circunstancia que impidió que conociéramos a un trío que definitivamente estaba adelantado a su época. Se trata de una historia de fracaso y un triunfo que surge gracias a coleccionistas de discos y obsesivos de la música que rescatan a Death del desconocimiento general primero con un sencillo, después con un demo rescatado y finalmente con este documental.

A Band Called Death cae en una variante de la misma historia: una banda con potencial arrastrada hacia la oscuridad, que deja de existir mientras otros disfrutan del éxito. Sin embargo el filme también es la recuperación tardía de un grupo, destacando el hecho de que la banda fue conformada por afroamericanos en Detroit – ciudad donde el R&B y rock tendían a dividirse a lo largo de líneas raciales – y se inspiró en los altos decibelios de Jimi Hendrix, la teatralidad de Alice Cooper y la energía de The Who para crear un sonido tan desafiante que no solo era punk antes de que siquiera existiera el concepto general del género, tardó 30 años en encontrar oídos receptivos.

Los hermanos de clase trabajadora Bobby, Dannis y David Hackney fueron inspirados por eran una anomalía dentro de su propia comunidad que los criticaba por tocar música para blancos y en el mundo del rock dominado por bandas de blancos, pero eso no mató al grupo. El problema era el nombre. En 1971 los tres hermanos Hackney formaron Death basándose en los valores de su familia, la palabra significaba evolución y la salvaje revolución que podía purificar, pero su apego no tardó en convertirse en el único impedimento entre el éxito y el fracaso, finalmente fue lo último.

El líder de los hermanos, David, impuso en Death su ética y excéntrica espiritualidad, rechazó propuestas e insistió en continuar con el mismo nombre para anclar el misticismo y la construcción de un mundo propio, capaz de crear un sonido que sorprendería muchos años después a músicos y críticos. Por consecuencia Death desaparece, inesperadamente se transforma en un grupo de gospel y tiempo después en un combo de reggae. David muere, pero deja su determinación y fe en el proyecto, que instigado por Internet y los coleccionistas de grabaciones extremadamente raras, al final triunfa sin tener que hacer concesiones a su nombre y estilo.

La resurrección del grupo llega a través de un sencillo lanzado en 1975 en Detroit, convertido en valioso objeto de colección ya entrado el siglo XXI. Las canciones Politicians in My Eyes y Keep on Knocking no tardan en ser sometidas al análisis escrupuloso de bloguers, ser incluidas en antologías de punk poco conocido y ser programadas en reuniones subterráneas, así es como Bobby Hackney descubre en San Francisco la voz de su padre, cantando en “una loca banda de los 70” de la cual no tenía conocimiento.

A Band Called Death es sobre tres generaciones involucrándose a través del grupo, primero con el padre y la religión, después con los tres hermanos creando un sonido y finalmente los hijos descubriendo el talento no reconocido, impulsando el lanzamiento de una producción inédita y la reunión de los Hackney para dar nueva vida a Death, obteniendo finalmente el reconocimiento de personajes como Jello Biafra, Henry Rollins y el actor y fundador de Simian Records, Elijah Wood.

El documental es una eficaz crónica de la estrecha relación entre los tres hermanos, pero en cierta medida establece un nuevo punto en la historia del proto-punk de Detroit, que incluía como actos importantes a MC5 y The Stooges. Las imágenes y la música inyectan a la película una parte agresiva y transgresora, pero los directores Marcos Covino y Jeff Howlett no buscan tanto el sonido, se inclinan hacia los detalles de la historia a través de entrevistas con Dannis y Bobby, que además de completar los agujeros en esa historia desconocida, logran formar a David, la mente maestra de Death que murió de cáncer de pulmón en el año 2000. Los directores tal vez no logran que el genio real detrás de Death, David Hackney, se muestre con claridad, pero aún a través de la ausencia obtenemos un boceto del personaje, revelándose como una figura fascinante pero etérea que nunca se siente totalmente definida.

A Band Called Death es una pieza de un rompecabezas más grande que involucra cambios, la furia en un estilo que todavía no se formaba propiamente y las múltiples anécdotas que pueden rodear a una agrupación que solo lanzó dos canciones, nunca realizó presentaciones en vivo y tuvo un demo con siete canciones guardado en un ático durante años. Las entrevistas y las fotografías de la familia forman la historia, las carencias de material son completadas por lo lazos familiares, trazando un viaje emotivo de gratificación tardía donde los Hackney comparten su extraña historia, su excepcional búsqueda de integridad artística con un nombre que parecía destinado al fracaso y la innovación musical que no tardó en convertirse en el punk, pero sin ellos en el panorama.

El filme es la evolución del fracaso hacia un triunfo inesperado, se convierte en un tributo a un genio no descubierto y a un proyecto determinado a mantenerse unido bajo la norma transmitida por su padre - “apoya a tu hermano” -, incomprendido por su nombre (aunque para ellos significaba el último gran viaje) y sorprendente para el público al encontrar un estilo rápido y fuerte, de mensajes políticamente comprometidos que presagiaban la estridente pasión y rebelión del punk hardcore una década después de la desaparición de Death.

“Los soldados desconocidos del rock”, pudieron haber llegado muy lejos, sin embargo su nombre fue la limitante que sometió su estilo. Death, un acto musical pionero que pocas personas habían escuchado, pero que por un extraño giro del destino ahora es una banda de culto.



Licencia Creative Commons
Level 11 por Karina Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en www.sonicarsenal.blogspot.com.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk